¿Qué son los badenes o topes de velocidad?

Los badenes son el dispositivo de control de tráfico menos favorito de todos los conductores. Cada vez que hay una oportunidad en la que las personas a pie se encuentran cerca de los coches, su seguridad es una preocupación. Zonas como las escuelas, los parques infantiles y los aparcamientos son especialmente peligrosas para los peatones en presencia de una conducción agresiva.

Una forma de evitar la tragedia en estas zonas es la reducción de la velocidad. Los límites de velocidad más bajos, junto con los badenes, pueden reducir en gran medida la posibilidad de que se produzca un accidente o un incidente mortal. Los badenes son baches en la carretera hechos específicamente para reducir la velocidad de los conductores y, si éstos pasan demasiado rápido por encima de ellos, puede ser una sensación bastante incómoda y puede causar daños al vehículo con el tiempo.

¿Cuál es la diferencia entre los badenes y los topes de velocidad?

Los badenes o reductor de velocidad se suelen utilizar en zonas donde la velocidad varía entre 10 y 15 MPH. Suelen encontrarse en zonas residenciales o en carreteras de conexión, donde el tráfico debe fluir sin problemas pero las velocidades más altas ponen en peligro a los peatones. Un badén produce una sensación de balanceo cuando un coche pasa por encima a una velocidad razonable. Los badenes tienen muchas formas y tamaños y pueden afectar a la sensación de incomodidad que produce un vehículo que circula a gran velocidad. Los badenes también se encuentran en serie para ayudar a mantener una velocidad segura a través de un paso largo.

Los badenes son una forma más agresiva de gestión del tráfico y también se utilizan en lugares donde hay peatones y coches, como entradas y aparcamientos. Los badenes están pensados para reducir la velocidad de los conductores a entre 2 y 10 MPH, haciendo que las zonas cercanas sean más seguras para los peatones. Aunque los badenes pueden tener entre dos y cuatro pulgadas de altura, son más estrechos que los badenes. Cuando se combinan con su altura y distancia de desplazamiento, el resultado crea un rebote repentino en el vehículo. Los badenes son mucho más incómodos de sobrepasar en comparación con los badenes y se utilizan en zonas más pequeñas con menos tráfico pero con gran afluencia de peatones.

¿Cómo debo pasar por un badén?

Seguro que has sido testigo de alguna conducción creativa para evitar el badén. Pero, ¿hay una forma “correcta” de pasar por un badén? ¿Debes pasar rueda a rueda, en diagonal, o simplemente ir despacio? ¿A qué velocidad hay que pasar los badenes? La respuesta es sencilla. Lo ideal es ir despacio, a unos 3 MPH. No es mejor que tu vehículo pase por los badenes en ángulo, incluso si tu vehículo está rebajado. En cualquier caso, corres el riesgo de rozar los bajos de tu coche.

La forma mejor y más cómoda de pasar por un badén es acelerar moderadamente o evitar frenar al pasar por el badén. Cuando frenas, la parte delantera de tu vehículo se baja, mientras que al acelerar se levanta. Reduzca la velocidad, suelte el freno antes del badén y, una vez que llegue a la parte superior del mismo, acelere. Cuanto más recto esté su vehículo al pasar por el badén, mejor.

Por qué no se debe pasar por encima de los badenes

Los badenes y montículos están pensados para reducir la velocidad de los vehículos en la carretera, los barrios y los aparcamientos. Cuando se golpea un badén a gran velocidad, es lo mismo que golpear cada pieza del coche con un martillo. Aunque los coches están construidos para soportar cierto abuso en la carretera, cuanto más frecuentes y duros sean los golpes, antes empezarán a desgastarse esas piezas. No acostumbres a pasar por encima de los badenes, sea cual sea el tamaño de tu vehículo.

Los golpes constantes también provocan desagradables traqueteos y chirridos, aflojando e incluso dejando caer piezas por el camino. Pasar por un badén muy despacio es muy fácil para tu coche. Esto permite que los muelles y los amortiguadores se compriman suavemente para absorber el bache y descomprimirse correctamente.

Carreteras seguras para todos

Los badenes son útiles y fomentan la seguridad en la conducción, sobre todo en el tráfico con muchos peatones. Los badenes son ideales para mantener el tráfico en movimiento a una velocidad razonable y los topes en zonas donde los peatones y los vehículos comparten la calzada. Ambos son más fáciles de maniobrar y menos intensos en comparación con las calles de un solo sentido y las rotondas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *